Jueves, 07 Junio 2018 21:11

Objetivo Berlín

Los chavales que como alevines se clasificaron el año pasado para la fase final mundial ya están preparados y listos para representar a España y disputar en el centro de Europa uno de los torneos más prestigiosos de la categoría Sub13, que organiza la marca automovilística Volkswagen.

En Alemania nos esperan Austria, Francia, Alemania, Italia, Irlanda, Kazakhstan, Mexico, Holanda, Perú, Rumanía, Rusia, Slovenia, Sud África, Corea del Sur, Suecia, Suiza y Turquía, un total de 18 naciones contando a España. Las rondas preliminaries y la final se celebrarán en el Olympic Park, Friedrich-Friesen-Allee, 14053 Berlín, del 15 al 18 de junio.

Un año más lo hemos conseguido y ya son cuatro finales mundiales (Madrid 2010, Roma 2014, París 2016 y Berlín 2018) las que verán desfilar los colores  verde del Club y el rojo de España. Desde el Colegio Salgui nos complace y nos enorgullece poder ofrecer una experiencia deportiva de este calibre, porque quien la vive ya no la olvida.

Ánimo chavales, quedeis como quedeis, siempre estaremos muy orgullosos de vuestra participación. Desde España estaremos muy pendientes de vosotros, nos mantendremos lo más cerca que podamos y os mandaremos fuerzas todos los días.

Se puede seguir el torneo desde la siguiente dirección web: https://www.juniormasters.com/en/tournament.html

 

 

Publicado en Noticias
Domingo, 06 Mayo 2018 19:23

Equipación de los porteros

¿Por qué Ter Stegen prefiere el verde?, ¿por qué Keylor Navas también lo utiliza?, ¿qué color suele utilizar Neuer?, ¿qué buscaba Higuita con sus equipaciones extravagantes?, ¿por qué algunos se deciden por el amarillo? ¿Son preferencias personales o esconden alguna otra razón?, el mundo del fútbol puede parecer superficial, pero el negocio que mueve determina que pocas cosas se dejen al azar. ¿Podría ser la equipación de los porteros una de esas cuestiones que nunca pasan desapercibidas, ni quedan desatendidas?

No hace mucho tiempo, las cosas eran distintas, quizás más sencillas y simplificadas y el color de elección para los porteros siempre era el negro, un portero que no vistiera de ese color, podría ser considerado un intruso o un extravagante, pero se trataba de una opción que no podía darse.

En la actualidad todo parece haber cambiado, y aunque hay colores que se ven más que otros, la variedad parece ser la norma. La lógica parece apuntar que cada cual tendrá una preferencia, y en esa diversidad podría darse cualquier color. Pero, haciendo un esfuerzo extra, creo que las cosas no son tan evidentes como parecen. La tesis que mantengo, no confirmada ni estudiada, es que la equipación del portero puede buscar conscientemente la confusión del delantero, y que todas las opciones posibles se reducen a tres, a saber:

  • Equipación verde: el verde es el color del césped, por tanto el portero que decide vestir así puede estar buscando la mimetización con el terreno de juego, que el delantero ante tanta saturación de color, no llegue a ser consciente de la posición del portero. Cuando el verde es dominante, la sensación de portería vacía se presenta como una posibilidad para el delantero. En ese caso y ante esa confusión, es muy probable que sin saber muy bien porque, la pelota acabe en las manos del portero. Utilizan este color los porteros de los grandes equipos, Madrid, Barcelona, Bayer, aunque no siempre.
  • Colores llamativos: aquí la interpretación es la contraria al caso anterior, porque lo que se busca es sobresalir sobre el resto de estímulos que tenga al alcance el delantero. Una equipación amarilla o rosa o multicolor puede conseguir que el delantero cuando mire a portería sólo vea a un jugador que concentra toda su atención y ese jugador es el portero, lo que dificultará su toma de decisiones, por perjudicar su percepción. ¿Qué pensaba un delantero cuando se dirigía a la portería que defendía René Higuita?, ¿es posible que no viera puerta?
  • Otros colores: esta es la opción para el resto de colores, el cajón del resto. En este apartado podríamos colocar el azul combinado con distinta tonalidad, los negros con gris, los bicolores, etc. Aquí el portero elige por estética, sentimientos, por cambiar. Podrían decir, es el color que más me gusta, es el color con el que debuté en primera división, es el color que se utilizaba en la escuela en la que empecé, etc. En este caso, tras el color elegido esta la decisión más personal, no hay asesoramiento psicológico, no hay determinación de la marca o el fabricante, sólo hay decisión del interesado por razones que solo el interesado conoce.

Para terminar, deciros, que el artículo permite tomárselo en serio o no, pensar que algo se puede hacer con el color o que no es necesario. Puede ocurrir que simplemente lo leas sin disparar la imaginación, eso querrá decir, que estos detalles no determinan el éxito o el fracaso en un partido, no los consideras tan determinantes. Si por el contrario, empiezas a pensar en un color para tus porteros o en color para ti o tu compañero, habrás entrado en el mundo de lo analítico, un nuevo dolor de cabeza para tu existencia.

 

Publicado en Técnicos y Jugadores
Domingo, 11 Febrero 2018 21:17

Muerte súbita: la guadaña escondida

Se entiende por muerte súbita en deporte, aquella que acontece de forma inesperada, sin antecedentes que la señalen, y durante el ejercicio físico o poco después. Generalmente destapa algún problema cardiovascular, una malformación o un funcionamiento anómalo, una coincidencia inesperada que reunirá todos los factores adversos que un corazón pueda soportar.

Aunque la relación causal entre la práctica deportiva y la muerte súbita sigue siendo un tema de estudio, ciertos datos apuntan a una cierta correlación, parece haber un mayor riesgo entre los practicantes de la competición y además el número de sucesos es significativamente mayor entre deportistas que en no deportistas. Diferentes estudios sitúan la muerte súbita asociada al deporte “entre 0,5 y 3 por 100.000 personas/año” (Sitges y cols., 2013, p. 36).

Ante la actualidad del tema por el fallecimiento del jugador cadete de la UD Alzira, Nacho Barberá, queremos resaltar algunas consideraciones a modo de propuestas:

  • Consultar o visitar al especialista ante sintomatología que se identifique y se extrañe por inhabitual, como dolor torácico, fatiga desproporcionada en relación al ejercicio, presión arterial elevada, dificultades para recuperar la frecuencia cardiaca normal después del ejercicio....
  • Realizar reconocimientos médicos de aptitud para la práctica deportiva de forma periódica (anual) que implementen un ECG para la detección de algunas de las cardiopatías relacionadas con la muerte súbita.
  • Formar a los técnicos o a las personas que más tiempo pasan en las instalaciones deportivas (delegados) en reanimación cardiopulmonar.
  • Mantener adecuadamente, garantizar su funcionamiento y disponer en lugares visibles, accesibles a la vez que alejados de las zonas de mayor paso, los equipos desfibriladores automáticos externos (DAE).

Al final de todo, deberemos conjugar la anticipación y la aparición, la prevención y la actuación, las medidas preventivas con las intervenciones eficaces y rápidas. ¿Es posible una competición saludable?, ¿a que organismos les corresponde velar por una practica deportiva que no ponga en riesgo la vida del deportista?, ¿al Club?, ¿la federación?, ¿la Mutualidad de deportistas?, ¿la Consellería de Sanitat i Salut Pública?

El debate está servido, no dejemos que la actualidad marque muestras necesidades. Demos soluciones y pasemos a otra cosa.

Referencias bibliográficas:

Sitges, M. y cols. (2013). Consenso para prevenir la muerte súbita cardíaca de los deportistas. Apunts Medicina de l'Esport, 48(177):35-41. Elsevier Doyma: Barcelona

Publicado en Noticias

Entre los diversos tándems, que pueden aparecer en los sucesos y estudios sobre violencia en el deporte y en relación con el arbitraje, se encuentran los de jugador-árbitro (terreno de juego), técnico-árbitro (terreno de juego) y padres-árbitro (grada), otros son, jugador-jugador (terreno de juego), técnico-jugador (terreno de juego), padres-padres (grada), padres-jugador (grada). Hago esta distinción inicial, porque desgraciadamente, en las últimas fechas, han adquirido mayor relevancia los primeros. La violencia se activa cuando una de las partes despierta el instinto protector en los otros, los jugadores pueden disputar el encuentro inmersos en las incidencias que ellos conocen y experimentan permanentemente (faltas, interrupciones....), pero el técnico o la grada pueden no verlo desde el prisma de la normalidad, iniciándose una escalada de despropósitos y focalización extrema en el arbitraje.

El deporte es una actividad reglada, lo que implica, que sin normas, ni persona o personas que juzguen, valoren y sentencien no sería posible. Estas personas deciden sobre las trasgresiones de la norma, son los responsables de la ejecución del reglamento, hacen valer la honorabilidad de los contendientes, pero también, son las personas a la que más se le exige y más se le denigra en una competición deportiva, y esto tiene que ver con las características que les atribuimos, con lo que esperamos de ellos y fundamentalmente con su principal función, la aplicación de la justicia, tomar decisiones en función de un reglamento, sancionar. La percepción de injusticia es un disparador de ira y enfado.

En el ámbito del arbitraje todo se desproporciona. Cuando el punto de mira se pone sobre el árbitro, esto es lo que exigimos: debe tener buena condición física y psicológica, buena velocidad de reacción, buena memoria visual, conocer bien el reglamento, saberlo aplicar, ser justo, imparcial, equilibrado, firme, amable, debe tener carácter, coraje, valentía, coherencia, ser consistente en el juicio, sobrio, creíble, modesto, honesto, integro, debe comunicar bien, debe saber gestionar el conflicto, ser respetuoso, debe saber evitar la confrontación, no ser brusco, tener buen trato con el deportista, etc.

Para ser padre no hay condiciones, incluso los más permisivos indican que no hay manual de instrucciones, se hace lo que se puede. A los jugadores se les permite y se les justifica, jugar a fútbol no es fácil, le botó mal el balón, no lo vio, era difícil, la idea era buena…..pero con el árbitro la historia cambia, queremos que sea un buen deportista, tenga buena presencia, sea modelo, se comporte como un educador y en definitiva sea una persona excepcional, porque les pedimos muchas cosas (valentía, imparcialidad, coherencia…..) y que todas las haga bien. Es muy injusto, que a unos no se les pida nada, a otros se les disculpe y a los últimos se les persiga.

Para los que quieran pensar, en el fondo de todo, no está la pasión, está la irracionalidad. El jugador y el espectador de fútbol, generalmente, muestran su cara más parcial, se convierten en personajes que viven el fútbol en su versión monocroma, monocolor, sólo se interesan por un color, el suyo. Son seres poco empáticos, no hay más realidad que la propia, lo que veo es lo que es, lo que pienso me define. Nos persiguen, nos perjudican, nos atropellan, nunca somos causa de nada. En ese mundo reducido y unicoloreado, es fácil discrepar, es fácil enfadarse, es fácil gritar, es fácil insultar y es fácil golpear. La emoción moviliza, pero la razón debe guiarnos. Mucho antes de pedir perdón, detén a la bestia, date un tiempo, reflexiona, objetiva, toma consciencia del momento, en definitiva, valora y respeta a todos aquellos que hacen posible que muchas veces, presenciar un partido de fútbol, sea un verdadero placer. El día que consigas no referirte al árbitro durante y después de un partido, estarás en condiciones de formar parte de ese grupo de privilegiados que disfrutan del fútbol siempre, gane o pierda su equipo.

 

Fuente fotos: FFCV

Rubén Bea, jugador del cadete A representó al Salgui en la mesa de jugadores y entidades que el II Congreso de Fútbol base de la FFCV programó la tarde del viernes 13 de octubre. Compartió con asistentes y otros jugadores su experiencia en competición, aludió a las situaciones que generan violencia en el campo y fuera de él y sin ocultar lo que piensa lanzó algún mensaje a los asistentes para combatir la crispación y tensión que se vive en los partidos. Dejó claro, que lo que viven los jugadores en el terreno de juego no tiene nada que ver con lo que se percibe desde la grada, si la violencia en el fútbol sólo dependiera de los jugadores, la incidencia en la competición sería muy baja o nula.

 

Os dejamos enlace de la noticia resumen:

https://esportbase.es/2017/10/14/los-ninos-resolverian-la-violencia-en-el-futbol-base-en-cinco-minutos/

https://esportbase.es/2017/10/14/los-ninos-lo-piden-a-gritos-el-futbol-es-un-juego-dejadnos-jugar/

 

 

No menos interesante fue la intervención de Ximo García, nuestro encargado del departamento de psicología, en la que reflejó el gran trabajo que realiza el Club Colegio Salgui a través de la propuesta del Proyecto de Educación Emocional, coordinado por el propio Ximo.

 

Os adjuntamos al intervención realizada en el Telediario de Televisión Española

 

Video

https://esportbase.es/2017/10/14/carne-por-puntos-escuelas-de-futbol-base-y-sus-medidas-proactivas-para-erradicar-la-violencia/

 

 

Publicado en Noticias

Ayer sábado día 15 nuestro Infantil A disputó la Final del torneo José Mangriñán en la Vall de Uxo imponiendose al CD Castellón, el otro gran finalista. Previamente hubo que eliminar al Ilicitano Sporting y al CD Roda en la tanda de penalties después de ir ganando 1-0 durante todo el partido. Para optar a la fase eliminatoria, el jueves día 13 se disputó la clasificación, quedando primeros del grupo B, tras partidos con CD Don Bosco, el Burriana FB y el CD Teruel .

IX Torneo José Mangriñán de Infantiles

Vall de Uxò – 13/14/15-04-17

Clasificación Grupo B: 1º Grupo B

CD Teruel

1

1

Colegio Salgui

Colegio Salgui

0

0

CD Don Bosco

Burriana FB

0

4

Colegio Salgui

Cuartos

Colegio Salgui

1(5)

1(4)

CD Roda

Semifinales

Ilicitano Sporting

0

1

Colegio Salgui

Final

Colegio Salgui

1

0

CD Castellón

 La crónica local resaltó nuestros méritos: "El IX Trofeo Infantil 'José Mangriñan' tuvo un inesperado desenlace, el Colegio Salgui, en su primera participación se plantó en la final y doblegó con justicia al CD Castellón. El broche final del torneo, fue una intensa y emocionante final. Castellón y Colegio Salgui, protagonizaron una de las finales más reñidas de la historia del torneo. Muy pronto se adelantaron los valencianos en el marcador. El Castellón tuvo varias llegadas con peligro, que unas veces por méritos del rival y en otras por demeritos propios no llegó a materializar. Los minutos fueron pasando y el Salgui cada vez más firme sobre el césped, pudo ampliar su renta en el electrónico de culminar alguna de las jugadas al contraataque de las que disputó. Y al final, el Colegio Salgui resultó como el vencedor de esta novena edición del Trofeo Infantil 'José Mangriñán'".

Noticia prensa

Clasificación final:

1.  Colegio Salgui.
2.  CD Castellón.
3.  Ilicitano Sporting.
4.  UD Alzira.
5.  UD Vall de Uxó.
6.  CD Roda.
7.  CD Don Bosco.
8.  Atco Teruel.
9.  Alboraya UD.
10. Promeses Sueca.
11. Tavernes Blanques.
12. Promesas Elche.
13. Burriana FB.
14. CD Teruel.
15. Torrent CF.
16. CF Torre Levante.

 

Enhorabuena chavales, sois ejemplo y marca de la casa.

Publicado en Noticias
Lunes, 05 Octubre 2015 21:53

Cadete D

Publicado en Fútbol 11
Domingo, 19 Marzo 2017 11:04

Evolución de amonestaciones y sanciones

Podemos felicitarnos porque temporada a temporada vamos cumpliendo el objetivo de disminuir el número de sanciones y amonestaciones arbitrales. En el apartado de tarjetas rojas directas es evidente la disminución a pesar de ir aumentando el número de equipos y en lo correspondiente a las tarjetas amarillas podríamos decir que nos mantenemos en margenes aceptables, pero claramente disminuibles. Refrendando lo dicho, hace 4 temporadas y con sólo 5 equipos finalizamos con 231 amarillas y 26 rojas directas, y en estos momentos, con casi el doble de equipos (9) igualamos en amarillas y nos desmarcamos claramente en lo correspondiente a rojas directas (Tabla F11)

Como negativo y por tanto con necesidad de algún tipo de intervención, acumulamos bastantes amonestaciones por disconformidad arbitral y discusión con los contrarios, un total de 53 tarjetas por estos motivos.

Para finalizar, seguimos constatando que las amonestaciones y sanciones, o dicho de otra forma las conductas antideportivas se relacionan directamente con la edad. Los juveniles muestran mayor número de tarjetas que los cadetes y estos más que los infantiles. Este dato que no es nuevo y que podría justificarse por la vía psicobiológica, no queremos pasarlo por alto, ni darle tintes de normalidad, así que nos hemos propuesto establecer nuevas metas pensando en la temporada que viene.

Publicado en Noticias

Se dispara la demanda de coachs. Abonan esta situación, algunos programas de TV, algunas empresas, algunos directivos, algunas federaciones deportivas y algunos deportistas. Estas peticiones es muy probable que no se fundamenten en el conocimiento, sino que más bien respondan al descubrimiento de algo aparentemente novedoso que trabaja lo personal sin el estigma que acompaña a la psicología. No es lo mismo, ni tiene el mismo impacto, decir tengo coach, signo de modernidad, que tengo psicólogo, informe o proclama de candidato a loco o trastornado, que genera dudas para la dirección de su vida y de la empresa. Trabajar con un coach se interpreta como apoyo de un colaborador y trabajar con un psicólogo muestra debilidades y deficiencias, absurdo pero cierto.

Pero, ¿qué es el coaching? Quienes lo defienden y promocionan, no es mi caso, dicen que es un proceso de acompañamiento que busca la mejora competencial del individuo desde el autodescubrimiento. Es decir, el coach no da soluciones, ayuda a encontrarlas. Bajo este paraguas acaparador, a mi gusto limitado, se ofrece una eficacia cuestionable y un proceder escaso, que acaba recurriendo a otras técnicas psicológicas (visualización, programación por objetivos…) conformando un mix que sigue denominándose así, coaching, pero que confirma la tesis que intento defender, que el coaching es una moda usurpadora e intrusiva que no ha inventado nada y basa su éxito en una etiqueta poco molesta. Cada vez tengo más claro que el coaching es un parásito de la psicología.

Hablando en nombre de sus defensores, cosa que me supone un cierto esfuerzo, diré, que en un principio, al coach se le va a pedir que sepa preguntar, que sepa escuchar, que pueda ponerse en el lugar del otro con facilidad, que sea un buen observador y además, se caracterice por la rapidez mental para repreguntar desde el análisis de la respuesta que proporcione el sujeto, todas ellas, habilidades y capacidades que habitan en el territorio psicológico y por tanto demandables y exigibles al psicólogo. Y es ahí donde empieza el problema, tenemos algo que está al alcance de muchas personas, con procedencias diversas y distintas, que se intenta presentar como una profesión. Pero para que entiendan el disparate o la broma, imagínense a alguien que dice ser un interrogador personal, un busca grietas, un técnico de automóviles que sólo sabrá cambiar el limpiaparabrisas o las ruedas.

Pero la farsa no acaba ahí, ya estamos en la fase de la especialización, se habla de coaching personal, coaching deportivo, coaching educativo, coaching ejecutivo, coaching organizacional, bla, bla, bla y humo. Para mí y como ya he manifestado en otras ocasiones, el coaching es una puerta abierta para que personas sin una formación adecuada practiquen la psicología. Desde esa perspectiva, es inaceptable que cualquiera que se presente con la etiqueta de coach no pueda acreditar una licenciatura o un grado en psicología, eso también se llama intrusismo.

Mi crítica también la extiendo a aquellos colegas que aprovechando el momento del mercado, el de la oferta y la demanda, agregan a su profesión de psicólogo la coletilla de coach y colaboran en una promoción diferencial. Si es lo mismo, sobra la “y” más lo que sigue. No se pueden poner al mismo nivel, una ciencia y un artilugio, un área de conocimiento y una diminuta expresión de ese conocimiento, una profesión y una moda, las evidencias y los milagros, el reconocimiento y la tendencia. ¿Se puede hablar de psicólogo y coach al mismo tiempo?

Y por si fuera poco, la confusión, a la vez que lo propicio del momento, permite que haya personas que en nombre del coaching, practiquen el mentoring o el counseling, es decir, abandonando la esencia que pregonan se adentran en prácticas de ayuda más directivas, donde más que descubrir, se aplican los conocimientos y la guía que aporta el mentor, el consultor o el consejero para beneficiarse y mejorar. A mí me sigue pareciendo todo esto un disparate, una broma, coaching que no es coaching, coaching para todo, hacer una profesión de una actuación. A falta de que se regule el ejercicio profesional del psicólogo, se delimiten competencias y funciones, y las personas tengan claro a que profesionales dirigirse según que cosas, es necesario afirmar y dejar claro, que el coaching es a la psicología, como una hoja a un libro extenso o como el socorrismo a la medicina o como una piedra a una cantera.

No abandones la web sin escuchar la canción "Necesito un coach" de Víctor Lemes: https://www.youtube.com/watch?v=duXrY9YyNUI

 

Página 1 de 2